Per la salut mental i el benestar dels infants i dels joves de les Illes Balears, i de les seves famílies.

¡QUIERES DEJAR DE MOVER LAS MANOS!

Ayer estuvimos en un evento para niños.

Una niña, de unos 8-9 años aleteaba constantemente, ya me había fijado en ella durante el recorrido, muy movida, aislada del entorno, muy concentrada en cada uno de los stand en los que coincidimos, no vi ni una vez que mirase a los ojos, y daba saltitos durante las esperas.

En mi cabeza ya vi rasgos diagnósticos.
De hecho imaginé que probablemente tuviese trastorno del espectro autista.

De camino a otro stand estaban madre e hija paradas, la madre muy enfadada.
Pude escuchar como la reñía,
-Quieres dejar de mover así las manos? Pareces tonta, compórtate como una niña normal si no quieres terminar en el manicomio.

Se me saltaron las lágrimas.
Las niñas normales no aletean?
No parecen tontas?
No tienen rasgos que desde mi desconocimiento podrían ser perfectamente autísticos?

No, las niñas normales hacen todo eso, porque la normalidad es ser tal y como eres.


Lo que no deberían ni saber las niñas normales es que es un manicomio.
Las niñas normales no deberían sentir esa rabia de boca de sus madres.

Da igual si tú hijo tiene un diagnóstico o no, respétale, quiérele tal y como es.
No dudes de sus capacidades sean cuáles sean sus formas.

Ningún niño merece que le hablen así, ningún niño merece sentir que su madre se avergüenza de él.

Necesitamos visibilizar la salud mental infantil, los trastornos en general y el autismo en particular.

Jamás te avergüences de tus hijos por ser diferentes, recuerda que en su infancia sólo te tienen a ti.
Tú eres los cimientos del adulto que crecerá en el.

Si notas diferencias y lo crees necesario busca ayuda, pero nunca nunca nunca permitas que tus miedos le hagan sentir menos.

Los manicomios son la sombra terrorífica del pasado, en el que la diversidad se tachaba como locura.
Han cambiado mucho las cosas, pero aún nos queda luchar contra la ignorancia.


Noe del Barrio, 12 mayo 2019